2020: UNA ODISEA CINEMATOGRÁFICA

Un recorrido por las 3 patas del cine en medio de una pandemia: producción, distribución y exhibición. 

Andrea TORO, Manuela URRUTIA, Garbiñe PÉREZ y Daniel RIVERA
30 DIC de 2021

2020, que añito, nadie recuerda ese año como uno tranquilo. En marzo de 2020 el mundo se paralizó, la pandemia ocasionada por la COVID-19 dejó calles, tiendas, restaurantes, colegios, oficinas y hasta congresos desolados durante 4 meses. 

Durante esos cuatro meses la cultura, la siempre golpeada, también tuvo que mantener cerrados  tanto sus museos, como sus teatros o sus salas de cine y millones de rodajes y promociones se vieron interrumpidas indefinidamente.

A finales del año 2021, y en medio de una nueva variante del SARS-CoV-2, como la variante Omicron, la industria del cine sigue sin poder reponerse de la caída sufrida el pasado año. Las 3 patas del cine; la producción, la distribución y la exhibición de las películas aún siguen viéndose afectadas por lo sucedido y son muchas las variaciones y alteraciones que han sufrido en sus procedimientos.


Estela Artacho, presidenta de la Federación de Distribuidores Cinematográficos
(FEDICINE) confirma que la asistencia a las salas de cine estaba creciendo al 7% y
la tendencia era seguir creciendo en el 2020. “Con la pandemia toda esa predicción
que habían hecho los expertos se vino al traste y todavía no se han recuperado esos
niveles”, afirma Artacho.



          EL ASCENSO DEL INDEPENDIENTE

Maria Jesús Díez, directora de la distribuidora de cine bilbaina Barton Films diferencia dos fases dentro de la vuelta de los espectadores a las salas de cine. “La primera fase comenzó cuando se empezó a aperturar todo un poco, las multinacionales cortaron todo su material, por lo cual, las pocas pantallas que estaban abiertas sólo podían surtirse de las películas de las distribuidoras independientes” afirma Maria Jesús. Las distribuidoras independientes mantuvieron la variedad de cintas que podía haber en el cine. Después de que volviera la apertura a salas, la directora de Barton Films declara  que muchos cines se quedaron por el camino y no abrieron. Cinesa y Yelmo, las empresas dedicadas a la exhibición cinematográfica más potentes a nivel nacional, no abrieron todos sus establecimientos. 

“La segunda parte se dió cuando las multinacionales volvieron a  surtir producto, que
empezaron poco a poco pero una vez empezaron fueron a saco.” Las productoras de
todo el mundo se vieron obligadas a exhibir todo aquel contenido que se había
pausado por las restricciones. A consecuencia de esto, a los independientes les
costaba conseguir sacar el producto que tenían y quedaron de nuevo en un segundo
plano.

Aun así, Díez defiende que el cine independiente siempre sale adelante y siempre
pelea:
“Siempre está en crisis pero sobrevive”.


          LA GUERRA DE LAS MULTINACIONALES

“En cuanto han salido las cintas de multinacionales está claro que todo el mundo ha ido a estas”, afirma Maria Jesús. La bilbaina asegura que siendo independientes es imposible combatir contra las multinacionales: “Así funciona el tema del espectador, no puedes luchar contra esa maquinaria”.

“La lucha es David contra Goliath”. Como defiende María Jesús las majors principales tienen todos los medios de merchandise y de publicidad posibles, “aparecen en todos los medios y cuando anuncian los estrenos del fin de semana son esos los que se anuncian y no los independientes”.  

Maria Guerra, periodista, crítica de cine y presidenta de la Asociación de Informadores
Cinematográficos de España
(AICE), defiende que tras la pandemia toda la atención
se trasladó de las pantallas de cine a las plataformas. “La gran excepción fue "Tenet"
(2020), de Warner Bros, que se estrenó en septiembre de 2020 y se pegó un batacazo,
a partir de ahí empezó un encogimiento del mundo del cine” añade la periodista.

Una multinacional que supo adaptarse rápidamente a las condiciones presentadas fue
Disney, aunque el resultado de su jugada y del riesgo que tomó no se califica como
exitoso. Maria Guerra considera que desde la compañía del ratón
han tirado a la basura
proyectos como "Soul"
(2020), que podría haber tenido la repercusión de cintas como
Inside Out” (2015) y no la ha tenido. La crítica, además, añade lo siguiente: “Lo que sí se ha visto con estos estrenos de plataformas es que no promocionan bien sus películas sin la ayuda del estreno en salas”. Por su parte, María Jesús lo tiene claro: “Disney es Disney, genera una cantidad incalculable de dinero y se pueden permitir esos riesgos”.

Tal y como afirma un estudio de la OBS Business School la COVID-19 ha situado al
consumo en streaming en el centro de nuestro entretenimiento y de nuestras
relaciones sociales. El estudio realizado por Jorge Tuñón y Agnese Gambari defiende
que el streaming en plataformas como nueva forma de consumo de ocio audiovisual
supone ya un 25% del mercado televisivo. 

Ante esto, la presidenta de la AICE denuncia que “un proceso que ya estaba en marcha, como la orientación del espectador hacia la plataforma, se ha acelerado drástica y rotundamente”. Además, Guerra, añade que los prescriptores, que son los periodistas, también se han visto desbordados: “ahora mismo el público está muy desorientado con las plataformas y los periodistas también tienen trabas a la hora de hacer una recomendación ecuánime ya que muchos estamos vinculados a plataformas”.


















          EL RETORNO DE LA TAQUILLA

‘El cine es un lugar seguro’. Ese es el eslogan sobre el que giraba la campaña #YoVoyAlCine, puesta en marcha por la FEDICINE. El principal objetivo de esta campaña era recuperar la confianza de la gente con la cultura segura y que volviera a vivir la experiencia de ir al cine como acto social. Su directora, Estela Artacho señala que desde la federación buscaban “que los españoles no se quedaran en casa viendo series o películas como estuvieron haciendo durante cuatro meses de confinamiento, que volvieran a la sala de cine”. 

La maniobra fue acompañada de un video promocional formado a partir de piezas de películas en las que hubieran espectadores sentados delante de una pantalla de cine. 
















“La campaña fue un
éxito y la respuesta del sector fue muy positiva” añade Artacho, afirmando que todos los medios se unieron, junto a entidades como el Ministerio de Cultura, las Vicepresidentas del Gobierno y los Reyes de España que también fueron al cine y utilizaron el hashtag. 

















          EL DESPERTAR DEL HÁBITO

Tal y como afirma la presidenta de FEDICINE los mayores obstáculos a los que se
enfrenta el espectador a la hora de volver en estos tiempos a las salas de cine es la
falta de hábito, el miedo a contagiarse, la situación sanitaria y el Gobierno. 

Cuando el confinamiento concluyó y los gobiernos de distintas comunidades autónomas permitieron abrir las salas, cada comunidad decidió sus restricciones por lo que no todas las pantallas se encendieron. Para Estela Artacho todo eso hizo que la gente no recuperara la confianza: “Una vez la gente haya recuperado la seguridad, volverá a acudir al cine con mayor continuidad”. Además, añade que por parte del Gobierno, mediante las nuevas restricciones, están mandando un mensaje de desconfianza hacia las salas.

Maria Jesús, por su parte, agrega que “por muy seguro que sea, hoy en día la gente tiene muchísimo miedo y le sigue dando reparo acudir a las salas”. En general, según Díez la pandemia ha afectado al cambio de costumbres de una u otra manera de los espectadores de cine o de cualquier espectáculo.



          SPIDER-MAN: UNA NUEVA ESPERANZA 

Tras la aparente salvación económica de las salas españolas que supuso el estreno de la película “Padre no hay más que uno 2: La llegada de la suegra” no se ha dado ninguna otra cinta en más de un año y medio que haya generado esa esperanza. En el verano de 2020 la secuela de Santiago Segura arrasó en taquilla, alcanzando los más de 12 millones de euros recaudados y posicionándose como el filme más visto del año. No ha sido hasta diciembre de este año que las salas de cine españolas se han vuelto a llenar tanto con el estreno de "Spider-Man: No Way Home". La entrega del trepamuros tal y como define Estela Artacho es ahora mismo la gran esperanza blanca de los cines y la cinta, que a pesar de la variante Omicron ha marcado una vuelta masiva, está llenando las salas.


          ¿Y AHORA QUÉ PELI VEMOS? 

Según datos aportados por Comscore, la compañía de investigación de marketing en Internet, las salas llevan recaudado este 2021 250 millones de euros, cantidad que nada se aproxima a los 624 millones de 2019.

Tal y como afirma la
Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC), en su censo de salas de cine que se elabora cada año, estableciéndose como referencia la situación a 1 de julio de 2021, el número de butacas que constan en España es de 752.291 (723.645 en cines abiertos + 28.646 en cines de probable apertura).  Estas cifras suponen un descenso de 34.184 butacas (-4,3%), respecto al estudio de 2019. 

¿Y ahora qué?, ¿Cómo se va a lograr reflotar las salas de cine?, ¿Es este el fin del concepto de ir al cine como lo conocemos?, ¿Podrá convivir el cine junto a los servicios en streaming?, ¿Logrará la pandemia apagar todas las pantallas?, ¿Será esta la desaparición definitiva del cine independiente?















Maria Guerra lo tiene claro: “Depende de las costumbres, de vuestra generación, los jóvenes, y de vuestra manera y enfoque de ver el cine”. La presidenta de la AICE defiende que “la gente joven tiene una forma de analizar el cine muy profunda, le da mucha importancia y analiza mucho los referentes de la pantalla”. Guerra considera que lo importante no es que perduren o no las salas de cine sino que continúe el debate: “Hoy en día el negocio peligra pero
me parece interesante la mirada crítica de la gente joven.” 

Para Estela Artacho aún hay esperanza, “con los cines abiertos en casi todo el mundo y
con un estreno que hace que el público haya vuelto a las salas como Spider-Man: No Way Home, hay esperanza”.

Por último, Maria Jesús Díez defiende que
nunca se volverá a los grandes tiempos del cine clásico ya que ha cambiado bastante el concepto de los espectadores a la hora de ver cine: “No creo que vaya a desaparecer el cine como tal, pero sí creo que va a tener que aprender a convivir con otros espacios y con otras competencias que hasta ahora no eran consideradas como tales”.

En cuanto al cine independiente, el problema para la Presidenta de FEDICINE es que al haber tanto material por sacar por parte de las grandes compañías, el tiempo para una cinta independiente es muy breve en el cine. “Esa corta durabilidad en las pantallas te exige haber tenido que oír ese título anteriormente, además de una intencionalidad específica”, defiende Maria Jesús. 

#YoVoyAlCine – El Cine es un lugar seguro
Fuente: YouTube (ICAA)

#YoVoyAlCine - La campaña de Atresmedia para volver a las salas
Fuente: Youtube (Atresmedia Cine)

#YoVoyAlCine - La vuelta a los cines
Fuente: YouTube (eCartelera)

Estela Artacho,
presidenta de FEDICINE

 

Estela-Artacho_edited.jpg

Maria Jesus Díez,
directora de Barton Films

 

1575306790654.jpeg

Maria Guerra,
periodista, critica de cine
y presidenta de la AICE

 

n5zOORWL_400x400_edited.jpg
unnamed (1)_edited.jpg
image-asset.jpeg
logo1.jpg

el espectador SE ENFRENTA A la falta de hábito, al miedo Y A LA CRISIS SANITARIA

la orientación del espectador hacia la plataforma se ha acelerado rotundamente

1575306790654.jpeg

disfruta de la entrevista a Maria JesÚs Díez al completo AQUÍ 

Estela-Artacho_edited.jpg

disfruta de la entrevista a ESTELA ARTACHO
al completo AQUÍ 

n5zOORWL_400x400.jpg

disfruta de la entrevista a Maria GUERRA
al completo AQUÍ